Epílogo.

CREO QUE EN ESTE Epílogo FINAL ES ACONSEJABLE QUE DETALLE NOTAS Y CONSEJOS BREVES SOBRE PROBLEMAS Y SOLUCIONES A LAS QUE HE TENIDO QUE LLEGAR EN DIVERSAS OCASIONES Y POR MOTIVOS DIFERENTES.

EFECTO SOMOGI.-

Ya lo comento de pasada en el libro. Se trata de las consecuencias inmediatas de una hipoglucemia o bajada fuerte de azúcar en sangre. En este caso el cuerpo se defiende, pues recibe órdenes de que le falta azúcar y entonces todas las hormonas y glándulas se ponen a trabajar con más intensidad. Además el hígado y la musculatura que tenían reservas de glucosa la sueltan para compensar esta falta. ¿Qué pasa?. Pues que cuando todo ya ha pasado, viene una subida muy acentuada de glucosa, habida cuenta que dichas hormonas han producido más de la cuenta y han sacado todas las reservas que tenían. Vigilad mucho con esto pues acostumbra a pasar.

SÍNTOMAS DE HIPOGLUCEMIAS.-

Es muy importante conocerse las primeras señales de hipoglucemia ya que si tienes la suerte de detectarlo, con una pequeña toma de hidratos de carbo o un caramelo o algún otro valor que aporte hidratos de carbono (pero que sea de absorción rápida) como las naranjas, etc., lo superas fácilmente. Los síntomas que yo me conozco son: Nunca son los mismos pero los más detectables son: Debilidad general, flojedad en las piernas, presión en los oídos, debido a la bajada de tensión arterial que se produce al mismo tiempo que la de azúcar, visión algo borrosa, manchas al mirar un objeto de color blanco, temblor en piernas y manos, cosquilleos en la lengua como si se durmiera, etc. etc. Si pierdes algo la noción de una conversación o de coordinar las ideas, esto ya es más delicado y hay que proceder enseguida y con la mayor urgencia posible.
TIEMPOS DE ESPERA DESPUES DE PINCHARSE.

Si alguna vez tienes que ir a comer a un restaurante o en casa de un amigo, etc. etc., no te pinches nunca antes de salir de casa, contando que solo son cinco minutos. Es una imprudencia tremenda. Aunque vayas en coche, si en el camino te encontraras con algún problema, atascos, accidente, un amigo que quiere hablar contigo u otras causas y te retrasaras en la comida, podría ser fatal. Los comas insulínicos en casos como este son muy serios. El tiempo de espera después de haberte inyectado la insulina deben ser entre 15 y 25 minutos, pues empieza a actuar a los 30. Si se diera el caso de que has hecho un análisis y resulta que ya estás entre 60 y 90 mejor comer enseguida después de la inyección.
En estos momentos se me ha ocurrido que el pinchazo del mediodía me lo voy a dar en el vientre, pues es el lugar donde la insulina se absorbe más rápidamente. ¿Por qué lo digo?. Pues porqué se me dá la circunstancia de que si hago algún pico, siempre se produce dos horas después de la comida del mediodía.

FORMA DE ACTUAR SI ESTÁS A MÁS DE 200.

Cuando llega la hora de comer y te practicas un análisis de glucosa y el resultado pasa de 200, lo más oportuno es que añadas 2 unidades más de insulina de la habitual (recuerda, hablo siempre de insulina de acción rápida), pues esto evita que se produzcan los odiados "picos"pasadas dos horas de la comida. Si te inyectas insulina retardada, los picos no se evitarán con dos unidades más, pero siempre te lo regularán algo a lo largo del día.
Si resulta que cuando pasas de 200 es a media mañana o a media tarde, hay dos opciones: La primera es reducir el ingreso de hidratos de carbono en esta toma de alimentos. La segunda es inyectarte unas 3 o cuatro unidades de insulina y comer normalmente como es habitual en tí. Sin embargo esta segunda opción es más gravosa por el hecho de pincharte una vez más de la cuenta y también por el peligro que comporta, no se vaya a producir alguna hipoglucemia posterior, ya que en las siguientes horas están trabajando dos insulinas al mismo tiempo. Por ejemplo: esta mañana en ayunas estaba yo a 185. Me he inyectado una unidad más de la normal, o sea 13 en vez de 12. De esta forma sé que regularizo un poco esta pequeña subida.

PREOCUPACIONES, ENFADOS O DISGUSTOS.

Estos tres conceptos siempre afectan al páncreas. Al igual que cualquier otra enfermedad, siempre se reflejan en la parte más débil del organismo. Si os afecta alguna de estas circunstancias, ¡cuidado!, en la siguiente inyección haced el análisis antes y si es necesario aumentar dos unidades. Cuando ocurren estos casos uno debe estar mucho más atento a las subidas de azúcar. Seguro que en un momento u otro se van a manifestar.

COMIDAS MÁS RICAS EN HIDRATOS DE CARBONO.

Si en alguna ocasión os apetece comer algo que comporta ingresar más hidratos de carbono que los que habitualmente ingeríis, debeis tener en cuenta una de dos: o dejas de comer algo de lo que acostumbrabas a tomar o debes aumentar las unidades de insulina para que metabolicen este aumento. Por este motivo es tan importante conocer a fondo los valores nutritivos y dietéticos de cada clase de manjar que se come.

RETRASAR HORARIOS.-

Por retrasar la comida y pinchazos esporádicamente en alguna ocasión no pasa nada, pero si se toma como norma habitual esto ya es más delicado. El organismo es una máquina (se supone perfecta) que funciona de forma metódica y si le cambias constantemente horarios y costumbres, al final se queja y lo demuestra. Yo procuro no hacerlo nunca, pero si alguna vez se ha producido ha sido por algún imperativo imposible de soslayar pero siempre de poco rato.

FIEBRE Y SUS CONSECUENCIAS.

Si tienes fiebre seguro que sube el azúcar. Es algo infalible. Siempre pasa y como que igual has perdido el apetito por los efectos febrícolas, entonces sólo puedes actuar aumentando la insulina paulatinamente y si no puedes comer, por lo menos procura tomar zumos de fruta, procurando valorar los ingresos de hidratos de carbono que sean necesarios para sustituir los que ingresabas en diferente forma cuando comías normalmente.

DESAYUNO.

En el desayuno come muy poco. Ingiere poca cosa, pues parece que el cuerpo durante la noche, ha acumulado en los músculos y en el hígado, diversas cantidades de glucagón que después hay que metabolizar. La única forma es que la insulina que has tomado vaya haciendo su efecto y transcurridas dos horas entonces ya puedes ingerir mucho más. Yo la hago así y me va muy bien. Por la mañana solo desayuno tres tostadas de pan muy pequeñas (barra de ¼ kg.) y le añado un kiwi. Nada más. Hasta llegada la media mañana.

OPERACIONES QUIRÚRGICAS.

Si os tienen que practicar alguna intervención quirúrgica que comporte anestesia total (y aunque sea local también), cuidado, estad muy atentos pues la anestesia provoca un aumento de glucosa en sangre. Es muy importante vigilar esta circunstancia hasta que el organismo haya eliminado toda reminiscencia de dicha anestesia.

FALSAS HIPOGLUCEMIAS.

Es una situación altamente desagradable. Notas todos los síntomas de una hipoglucemia. No obstante te haces el análisis de inmediato y resulta que no estás muy alto pero tampoco muy bajo para que se produzca. ¿Qué hacer en estos casos?. Os aseguro que después de tantos y tantos años de experiencia, aún no sé que hacer en esta situación, ni entiendo porqué se producen. No tengo la explicación ni la contestación, ni la solución. Sin embargo se producen. Procuro solventarlo tomando algún caramelo o una naranja y si tanto me molesta hasta medio terrón de azúcar, pero sí sé que quiero anular este síntoma, que a la vez es intolerable. Suerte que se produce muy de tarde en tarde.

REVISIONES PERIÓDICAS.

Deben hacerse como mínimo una vez al año. Os aconsejo que lo hagáis para prevenir cualquier eventualidad desagradable que se presente. Pero cuidado, en este aspecto tengo que ser noble, no puedo mentir ni predicar lo que yo no hago. Le tengo un miedo horrible a las revisiones, sobretodo de la vista. Es inexplicable, pero supongo que me procede de cuando era joven, que ya cito en el comienzo de este libro, las malas informaciones que me llegaban sobre la perspectiva que nos esperaba a los diabéticos y que después no han sido. Supongo que debo tener un chip de mi cerebro que le quedó tan grabado toda esta clase de informaciones negativas, que ya no puedo borrarlo de mi mente y psicológicamente se va repitiendo sin poderlo evitar. Sé que cuando tenga que hacerme un chequeo, pasaré una semana sufriendo por lo que puedan descubrirme, aunque sé que estoy bien, uno ya lo nota. Durante esta semana seguro que el azúcar va a subir ya que será a consecuencia de la preocupación, angustia y miedo que pasaré. No obstante yo acudo al especialista dos veces al año y me revisa convenientemente (no la vista) pero sí realiza todas las pruebas que puede practicarme y que demuestran que el funcionamiento de mi organismo es excelentemente bueno.

DESPLAZAMIENTOS CIRCUNSTANCIALES.

Tengo mucho cuidado en hacer algún desplazamiento, sin llevar conmigo la insulina, jeringas y los pañuelitos pequeños empapados en alcohol(en venta en farmacias). Siempre voy prevenido por lo que pueda pasar. Por ejemplo: si debo desplazarme a Barcelona (a 20 km.) para hacer algunas gestiones en la capital, aunque tenga programado volver a comer a mi casa, siempre me llevo todo el material por lo que pudiera suceder. Si pasara algún percance, sé que puedo quedarme a comer allí, pudiendo aplicarme la misma insulina y el mismo tratamiento normal de todos los días.

PRODUCTOS DIETÉTICOS.

Acostumbro a no fiarme demasiado de los productos de venta en tiendas de dietética. No quiero desautorizarlos pero lo siento, no me fío. Algunos de ellos en el propio envoltorio dicen "tolerado para diabéticos". Ni hablar, veréis que en la composición siempre hay fructosa en cantidad y aunque sea más tolerable para metabolizar debidamente, siempre hay que contar con que es azúcar y por tanto desnivelará el ingreso de hidratos de carbono. Otra cosa será que si se toma alguno de estos productos, pues se compense dejando de comer algún otro, si no, seguro que altera algo la glucosa. Por tanto para tener que alterar mi dieta prefiero no comerlos y seguir con mis normas diarias.

RESTAURANTES.-

Ojo con los restaurantes. Cuando vas a comer a alguno de ellos, primero: la comida está saturada de grasas y algún producto especial que normalmente no es bueno para el diabético. Segundo: La harina o féculas abundan ya que en platos donde se tiene que rebozar la carne o el pescado veréis que los envuelve una cantidad bárbara de harina o compuestos que hace parecer más dorado y por tanto más apetitoso, en especial el pescado. Fijaos en los calamares a la romana, hay más harina y otros componente a su alrededor que carne de calamar en el interior. Todo esto aumenta la ingesta de hidratos de carbono que después se manifiesta en el posterior análisis de sangre que te practicas. Tercero: Componentes como el chocolate van incorporados en algunos guisados, por ejemplo, la ternera con setas. El jugo que la rodea está lleno de chocolate. Hasta que lo descubrí cuando iba al restaurante, siempre me subía el azúcar. Yo me preguntaba ¿porqué si no he comido nada especial para que se produzca este aumento?; entonces averigüé que le añadían chocolate para darle mayor gusto. Para resumir diré que cuando voy a comer a algún restaurante, procuro pedir cosas muy específicas. Ejemplo: Ensalada, sopa de pescado, merluza o rape a la plancha, lomo o solomillo, etc. etc.Aquí no hay trampas ni aditivos.

LUGARES DEL CUERPO PARA PINCHARSE.

Destrás de los brazos cercano al hombro. Los muslos de las piernas en su lado exterior. Los muslos de detrás, en el trasero, el bajo vientre, algo en la pared del estómago (no mucho trozo). Donde la insulina va menos rápida en ser absorbida es en las nalgas, en el muslo o en el trasero. Donde su efectividad es más rápida es en el vientre. Por tanto, tenerlo en cuenta cuando hay que pincharse. Siempre sigo metódicamente las mismas partes. Por la mañana en ayunas en el muslo del trasero. Al mediodía antes de comer en el brazo (alternando izquierdo y derecho), antes de la cena en uno de los muslos exteriores de la pierna y cuando me voy a la cama en el otro muslo de la otra pierna. Si alguna vez deseo que vaya rápida la absorción por estar algo elevada la glucosa, entonces lo hago en el vientre, pues me interesa que no se produzcan picos.

Hablando de "picos". Os contaré lo que me ha ocurrido hoy día 24-10-1997. Después de comer lo que me correponde a media mañana, o sea a las 11’30, me he desplazado a Granollers a hacer algunas gestiones. Pues bien, cuando eran las 13’30 aproximadamente, me ha parecido distinguir como si estuviera algo bajo de azúcar, como que en aquél momento no podía hacerme un análisis, me he tomado un caramelo, pero como parecía que no cesaba el síntoma me ha tomado otro. He llegado a mi casa y a la hora de comer he dicho: como que estaba bajo de azúcar, la sopa que me la sirvan muy espesa, además he tomado dos frutas para postre. Resultado de todo ello, que me he pasado y muy mucho. A veces ni yo mismo lo entiendo. Resulta que a la hora de merendar o sea a las 18 horas, me analizo la sangre y estaba a 312. Horroroso. Esto era inaceptable y yo personalmente no quiero pasar demasiado rato en estas alturas. ¿Qué he hecho?. Pues me he dado un pinchazo en el vientre con tres unidades de insulina y sólamente he ingerido una manzada cruda. Me he ido al billar y a as 9 de la noche antes de la cena, ya estaba a 155. Véis, he estado muy pocas horas por encima de lo normal y espero que esto no perjudique. Tampoco quiero pasármelas de sabiondo. Solo aplico a mi persona lo que creo más conveniente, el resto y el futuro no puedo preveerlo. Ahora se me ocurre comentar que en alguna ocasión no llegas a distinguir si estás alto o bajo de azúcar, pues parece que se asemejan los síntomas.

OTRO SÍ:
Día 2-11-97. Por la noche nos reunimos con un matrimonio amigo nuestro. Comí unas 10 o 12 castañas (ya no quise probar los "panellets"). Cuando me fuí a la cama me hice el análisis como de costumbre y ya alcanzaba 250. ¿Qué hago?. Pues en las 6 unidades de NPH o retardada que acostumbro a darme le añadí 2 unidades de insulina rápida. ¿Por qué?. Pues para que quemara enseguida el sobrepaso de glucemia y después la retardada que fuera trabajando a lo largo de 16 horas como insulina básca.

ALTIBAJOS EN GLUCEMIA.

Nunca a lo largo de mi vida diabética he podido lograr lo que se dice "una glucemia ideal" o sea no moverme entre 80 y 120. Es inevitable pasarse algo por arriba o algo por abajo, el caso es que se produzca un nivel-promedio óptimo durante las 24 horas del día o en mi caso durante todo el mes. Ahora que tengo este programa que hablo en un apartado, pues lo llevo a raja-tabla y dicho promedio siempre me da un resultado entre 115 y 125 lo cual ya es aceptable si tenemos en cuenta que además me da una hemoglobina glucosilada de 5’5 cuando ya digo que el normal está entre 4’5 y 7.

LA DIETA Y SUS VALORES.-

Podría proceder a detallar alimento por alimento el valor en hidratos de carbono de cada uno de ellos, pero entiendo que han salido infinidad de libros que lo detallan mejor de lo yo lo haría. Sin embargo los más esenciales y como los valoro yo mismo, sí que quiero hacerlo. Ejemplo:
Pan..................................... 20 gramos.............................1 ración
Fruta................................... 1 fruta 100 grs....................1 "
Garbanzos
Alubias
Lentejas
Guisantes..............................4 cucharadas soperas...........1 "
Sopa con algo de pasta..........1 plato................................ 1 "
Plátano algo verde.............. 1 unidad mediana................ 1’5 "
Fideos
Macarrones
Otras.....................................5 cucharadas soperas............1 "
No me extiendo más. Esto es lo que yo utilizo a diario, por tanto si alguien quiere usar otra clase de alimentos, debe consultarlo en libros de dietética.

"Se amplían tanto la desgracia como
la felicidad. No somos nunca tan des-
graciados ni tan felices como decimos,
y, aún más, cuando somos felices no nos
damos cuenta de que lo somos.
Honoré de Balzac.